NUESTRA FUENTE

Ácido cítrico

Presente en la mayoría de las frutas, sobre todo en cítricos como el limón y la naranja. Es un buen conservante y antioxidante natural.

Agua de rosas

Limpia la piel eficazmente y es un excelente relajante, astringente, reafirmante, humectante y anti alergénico. Recomendado para pieles maduras o secas, regenera y desinflama.

Ajonjolí (Sesamum indicum)

Antioxidante, promueve la circulación. Tiene un efecto tonificante por lo que ayuda a combatir la flacidez.

Almendras dulces (Prunus dulcis)

Antioxidante. Hidrata y suaviza la piel. Indicado en el tratamiento de estrías.

Anís (Pimpinella anisum)

Estimulante del sistema nervioso. Con efecto antiséptico, analgésico, antiespasmódico, desodorante y tónico.

Bicarbonato de Sodio (Sodium bicarbonate)

Se encuentra como un mineral en la naturaleza. Deodorizante, suavizante y un excelente exfoliante.

Cacao (Theobroma cacao)

Regenerador celular, antioxidante. Con propiedades emolientes, hidrata, nutre y da elasticidad a la piel. Indicado en la prevención de estrías.

Caléndula (calendula officinalis)

Calma, hidrata y suaviza la piel. Su uso está indicado en preparaciones para bebés y niños. Recomendado para tratar afecciones de la piel como quemaduras, eczemas, erupciones, inflamaciones, picaduras de insectos y grietas de resequedad.

Cera de abeja

Humectante. Crea una capa protectora en la piel protegiéndola de factores externos. No tapa los poros.

Chabacano (Prunus armeniaca)

Rico en vitaminas A y E. Protege contra la aparición de arrugas y estimula la regeneración de estrías. Es ligero y se absorbe muy bien.

Coco (Cocos nucifera)

Con propiedades regenerativas, antiinflamatorias, antibacteriales y antioxidantes. Hidrata a profundidad. Suaviza la piel y alivia la sequedad y la descamación.

Fécula de maíz (Zea mays)

Descongestiona y suaviza la piel.

Karité (Butyrospermum parkii)

Regenerador celular, previene el envejecimiento. Hidrata y suaviza. Calma las pieles irritadas. Su uso está indicado en mujeres embarazadas y bebés.

Lavanda (Lavandula angustifolia)

Regenera, desinflama, cicatriza y calma la piel. Con efectos equilibrante y relajante.

Lecitina de soya (soy lecithin)

Emulsionante natural. Actúa como antioxidante y proporciona elasticidad a la piel

Mentha piperita

Aplicada directamente sobre la piel, tiene propiedades relajantes, calmantes, analgésicas y ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

Olivo (Olea europea)

Rico en Vitamina E y ácidos grasos esenciales. Hidrata, nutre y da elasticidad.

Pepita de uva (Vitis vinífera)

Con ácidos grasos esenciales, antioxidantes. Nutre la piel y le aporta firmeza y suavidad.

Ricino (Ricinus communis)

Hidrata y suaviza la piel. Indicado para aliviar pieles secas.

Romero (Rosmarinus officinalis)

Desinflamante muscular. Estimula la circulación sanguínea. Promueve la regeneración celular por lo que su uso se recomienda para tratar ciertas afecciones de la piel como dermatitis. Mejora la elasticidad y apariencia de la piel.

Sal Epsom o Sulfato de Magnesio (Magnesium sulfate)

Con efecto relajante y desinflamante muscular.

Té limón (Cymbopogon citratus)

Con efecto calmante, ideal como aceite de masaje. Refresca los pies cansados. Es antiséptico, anti bactericida y anti fúngico, útil en el tratamiento del pie de atleta y la transpiración excesiva.

Verbena (Verbena officinalis)

Auxiliar en casos de insomnio, ansiedad y nerviosismo. Tiene un efecto antiespasmódico, antiséptico y desintoxicante.

nuestrafuentesliderlateral